Pérdidas Auditivas

Pérdida Auditiva Conductiva y Neurosensorial

La Pérdida de Audición no deja de ser un proceso natural. El paso de los años nos va deteriorando la sensibilidad auditiva pero es cierto que cuanto mejor hayamos tratado a nuestros oídos a lo largo de nuestra vida más va a tardar en aparecer y menores consecuencias va a tener.

Pérdida Auditiva Conductiva y Neurosensorial

En AudioMédical, Centro Auditivo de Salamanca, nos gusta informar a nuestros pacientes de la situación en la que se encuentran y por ello traemos a nuestra web información básica acerca de la pérdida de audición, no obstante en caso de cualquier duda le recomendamos que pase por nuestras instalaciones para que se las podamos aclarar.

En la mayoría de los casos las primeras frecuencias que se pierden son las altas y como casí siempre empleamos bajas frecuencias suele ser muy dificil advertir que estamos perdiendo audición. Cuando en realidad empezamos a advertir que estamos perdiendo la audición es cuando comenzamos a tener problema en las relaciones humanas, en concreto con la comunicación con el resto de las personas. Empieza a ser complicado relacionarse con el resto de la gente cuando resulta que no somos capaces de entenderles. Entonces es cuando llegamos a la situación de que si que escuchamos pero no entendemos, hecho que muchas personas interpretan erroneamente como que realmente si que oyen.

A partir de aquí el patrón siempre es parecido, se sube el volumen de la televisión, se piensa que los demás hablan bajo,... pero como la pérdida se produce lentamente no notamos diferencia de un día a otro cuando en realidad si que se está produciendo. Si no ponemos solución en poco tiempo esta persona vivirá aislada del resto de la sociedad con las implicaciones que ello conlleva: depresión, estrés,...

La Pérdida Conductiva de Audición es la tiene lugar en el óido medio o externo y es causada por cualquier problema que impide la transmisión eficaz del sonido. Entre las causas comunes de esta situación se encuentra la acumulación de cerumen, las infecciones, las perforaciones en el tímpano, la rigidez de los huesecillos, etc. Esta pérdida se puede solucionar, en la mayoría de los casos, con una intervención médica. Cuando no se puede solucionar así se puede recurrir normalmente a los audífonos.

Cuando la incidencia se produce en el oído interno estamos ante una Pérdida de Audición Neurosensorial. En este caso los problemas ocurren en la coclea o en el nervio auditivo. La razón principal, aunque existen muchas otras, que origina este tipo de sordera es el deterioro de las células ciliadas por la edad o por la exposición a sonidos fuertes. Ante esta pérdida de audición los Audífonos son la gran solución ya que las intervenciones médicas no tienen nada que hacer.

En AudioMédical estudiamos su caso para poder tomar la mejor decisión con el objetivo de que pueda escuchar de nuevo.